viernes, 20 de diciembre de 2013

Poema a un hombre de boca triste

‘…mirándolo todo como un todo…’
(Jack Kerouac)

Tú, que miras impertérrito
el tiempo desde tu trono de mármol.
Rocambolesca estampa.
Azaroso destino que te sitúa frente a mí,                                                            Ó
que te envía al ángulo del poeta                                                                          X

para que este pueda así recrearse                                                                      I
en tu figura.                                                                                                             D
He visto el vacío eterno                                                                                         O
en tu boca sin dientes,                    
la muerte saliendo por ese agujero                                                                     Y                   que te atraviesa la cara como un disparo a bocajarro.
He visto la desidia en la comisura de tus labios.                                            H               Se apagó hace tiempo la vela                                                                             E               que sostenía tu alma incandescente.                                                                 R
Tú, luto y promesa de una ciudad desvencijada,                                             R
aletargado por la anestesia de mil falsas ilusiones,                                         U
contemplando el mundo como quien memoriza una postal.                          M
He visto la marca de los años en tu rostro,                                                       B
sueño y cicatrices,                                                                                                R
maldiciones y amor,                                                                                              E
lúgubres ojeras, oscuros presagios.
Tú, que sientes cercana la muerte
como quien oye el frenazo de un coche en la calzada;
levántate
y acaricia mi calavera,
deja que sea así feliz
sintiendo sobre mi milenario parietal
el frío tacto de tu inconcluso cadáver.



viernes, 13 de diciembre de 2013

Teatro según León Felipe (primera parte)

‘…no había sido más lúcido en ningún acto de su vida
que cuando olvidó sus muertos y el dolor de sus muertos…’
(Gabriel García Márquez)

ESCENA PRIMERA

No hay mayor pena que aquella que se trata de negar.
Necesito un final para esta historia,
una bendición,
un mal trago,
cualquier absurda anécdota.
Yo he sabido vencerle a tus cuerpos los espacios
y ahora,
         en este ring que llamamos ‘lecho’
no hay time out que valga la pena.
George Foreman VS Muhammad Ali.


ESCENA SEGUNDA

El deseo es destino hasta que se vuelve biografía.
Y es por eso que tu quebrado recuerdo
vuela hacia mí como un halcón carroñero,
como un verdad desorientada
que tratase de asirme y embriagarme
                     con su profetizante aroma.


ESCENA TERCERA

Yo no soy nadie
        -decía aquel anciano-.
Yo no soy nadie
y es por eso que mi cuerpo sufre amnesia
y se me guiñan los relámpagos
y se me muere el mundo
cuando –iluso e ignorante-
prendo una vela a medianoche.


ESCENA CUARTA

Yo, que antaño pregonaba mis versos
a la eternidad de las piedras
no tengo ahora más remedio que predicar
                    desde esta cresta, ¡oh, destrucción amada y temida!
          ¡Oh, apocalipsis de mis pecados!
Déjame morir a destiempo, como un sueño huérfano.


ESCENA QUINTA

No hay sobre la faz de la Tierra
más que voces del pasado.
Augurios y presagios.
Un final que se avecina a sí mismo,
una derrota prevista,
una lápida sin flores ni inscripciones
             y un mundo que sigue como si nada hubiera pasado.


miércoles, 11 de diciembre de 2013

Out of childhood


El cajón de las espirales incomprendidas.

ACÚSTICA (primera versión)

Hay un ruido,
un martilleo eterno
de mala muerte que me persigue incesante.


ACÚSTICA (segunda versión)

Hay un ruido,
un martilleo eterno,
una mala muerte que me persigue incesante.


RELATO EN ESPACIOS CORTOS

Aquella multitud les dejaba tan poco espacio que no tuvieron otro remedio que besarse.


CORRECIÓN A LA ‘RIMA XXI’ DE GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

Era mirarte y que mis ojos parieran un poema.


ÉXTASIS

Quiero ahogarme en ti
para poder así presentarme
como el último naúfrago
de esta yerma tormenta.


VICIOS
Desde devorarte al amanecer
a leer a Kavafis o Cummings antes de dormir.
El ínfimo parpadeo que separa pasión y tedio.


CAZARRECOMPENSAS

He desandado el camino de la angustia
a lomos de la desesperación más humana.
Yo también sé abrir la ciudad de un tajo
y recrearme en pequeños casiolvidos.


jueves, 21 de noviembre de 2013

Voodoo


‘Je sais à peu près le désespoir’
(André Breton)

up&down
& it wasnt sex
& it wasnt thrillin                  either
just a poor soul
waitin’
the nex’ sun
the nex’ woman
the nex’ end(LESS)
promise me youre gonna be happy
promise me
promise it o pull the trigger!
itsnt wind or life
gold becames shit
sirens
sirens
thousands of sirens singin’
                                   in my ears

and the beginning it was the voices…
‘And I shan’t recover this time’ (Woolf dixit)
I. A. G
BYE BYE
MRS. DALLOWAY!

Madness or just drugs
                        tragedies and the end of each verse
U&ME diyin’ in Poliphonix.

Ginsberg talk about Lorca, Whitman’s queer son.
‘Choking on the ashes of her enemy’, Kurt said it
                                   hangin’ his shotun
                        right under the chin.’
At the end therere only beasts
dancin at the rhythm
            of ancestral balalaikas.


lunes, 11 de noviembre de 2013

Lucille

A Alba, por su 17º cumpleaños.
Que la vida te trate tan bien como el talento, amiga. 

‘Era como un ángel aparecido en medio de aquel sucio maremagnum.’
(Travis Bickle, ‘Taxi driver’)


Barre la muerte que se me precipita de los ojos,
ven, que quiero hacerme humo en tu recuerdo,
bestia mansa en tu figura,
el Moby Dick de este amor nefasto.
Monto un circo en la esquina de tu mirada.
Hay amores de bocas abiertas
y yo deseo caer rendido en la muralla de tus labios.

Beso tu sombra,
revolución de metáfora.
El primer polvo con prisas,
sudores y jadeos,
adolescencia, acné,
todo eso que inventamos,
castillos de naipes.
Autopistas que suben por tus piernas,
besos de peaje,
‘házmelo lento’,
unión, átomos, flujos.

‘Jesús era un hombre apuesto
mataba 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, pigeonsjustlikethat
y cabalgaba un semental de plata.
Dime ahora lo que has hecho tú
Buffalo Bill is defunct.
Buffalo Bill ha muerto
mataba 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 pigeonsjustlikethat
y cabalgaba un semental de plata.
Dime ahora lo que has hecho con tu hermoso muchacho
de ojos azules, Señor Muerte.’
(Cummings)

Me está naciendo un poema de las manos,
una maldad que no perdona,
una madrugada que me acoge
                        como a un niño huérfano…
Porque habrá otras épocas con otros amores,
y tú lo sabes y yo me hago el loco.
Porque todo es efímero
y estamos hechos de desiertos.
Desequilibras la balanza de mi ego,
deshaces mi ca[l]ma
                        como quien desajusta la manecilla de un reloj.


Soy el frío,
     la vergüenza,
todo eso que duele
pero realza.
Rarezas, arbustos.
Hay un tic-tac que me desangra,
un fa sostenido que pide que vuelvas.
From dust to dust.
El poeta no miente
        acaso su sonrisa.
Estamos hechos de quizases,
                        ojalás,
                        suertes
                        y te quieros.
Se difumina el horizonte,
baja el telón,
encienden las luces.
Fin de la obra.
Aplausos, saludos, reverencias,
muecas, gestos fingidos,
la maldad que se me sale del bolsillo,
el dolor de saber que ya no te soy necesario,
que no vendrás a mí como un animal herido
a pedir que te cure con versos y malas anécdotas.
Ha pasado el tiempo y mira,
cada a cual a lo suyo,
ponte la máscara frente al espejo
porque [en el fondo sabes que]

‘estamos [des]hechos el uno para el otro’.


viernes, 1 de noviembre de 2013

Mártir

A Antonio Manuel, que se gana a diario un hueco en la eternidad.

‘Hay hombres que nacen póstumos’
(Cierto poeta, cierto día)
Los juguetes se mojaban bajo el riego.
Frederic marchó al amanecer.
Hay sangre en el espejo del baño.
Desidia.


A JellyBelly, por esa comprensión distante y humana.

‘Los recuerdos que sujetaba entorpecieron el abrazo, pero pudo de todas formas rodear con sus brazos al hombre que sollozaba. El simple acto fue como pedir perdón por todos sus seres queridos…’
(James Ellroy)

El rey Midas del incendio de tus ojos.
Le he hecho un altar a tu recuerdo.
Memorias corruptas.
Me desangro en el prólogo de tu nombre,
en el comienzo
                           -apenas-
                                           de otra canción de amor.
Me como el mundo y su anorexia.
Maldigo vértices, aristas.
Estoy hecho de hipotenusas,
la ciudad se me abre en forma de,
no sé,
misterio o álgebra.
Perspectivas y reflejos.
Disyuntivas y cariátides.

S         I           N         T         I           G         O

Llora un asesino en la sombra.
Hay miedos insondanbles,
mentes muertas,
miserias que callan desalientos.
Caerán las máscaras
y no habrás más que loosers
                                                   vagando sin rumbo.
TENDERLY.
De tu 38 bajo el plumas
a mi fragmentado rostro que pide misericordia.
Perdones y jadeos, risas, átomos en movimiento.
La certeza de saber que el vacío se acerca,
la sonrisa que se borra del rostro infantil.


Yo tú él nosotros vosotros ellos                                                                                      tiempo personas humo.


viernes, 25 de octubre de 2013

Artificiero

                                                                           Dedicado al camarada Iván...
...porque un buen poema cura un mal día

I

Vi tu imagen recortada contra el sol.
[Fundido a negro. David Chase]
En noches como esta,
en las que Morrisey sube mi líbido,
quisiera naufragar perdido por el pedregoso

camino sin rumbo de tus senos.


II

Aliteración en las lágrimas de mi vida.
Verf barrabum,
escupe un sapo gigante.
Verf, verf, verf barrabum,
vomita sin cesar.
Miedo y asco.


III

Hastío y rabia,
  romper con todo,
  romperlo todo,
  matar al mundo,
  ajusticiar mi mala baba,
  jazz y desasosiegos.
Hastío y rabia
                        cuando ya solo COLTRANE me salva,
  nada es,
nada vale,
nada sirve.
Busco
                                   [evitar]
  mi muerte,
me deshago en versos
o los versos me deshacen.
Ruinas           [y miserias],              hastío y rabia,
autodestrucción al fin y al cabo.


IV

Live’s just a difficult Haiku.
I’m the three seconds right before your dead.
‘A singer in a smooky room.
The smell of wine and cheap perfume…’
Everything is gonna be okay.
Everything is gonna be…
Everything…
‘Someone gives numbers on the other side of the phone.’
Soft shadows and black doves.


martes, 15 de octubre de 2013

Memoria y psicodelia

                                                         'Mucho tiempo sacrificándose puede hacer piedra el corazón'
                                                                                                                         William B. Yeats



Solo cuando se acaban los sueños, ilusiones y excusas es cuando aparece la persona.
El resto es solo máscaras y alter egos.

Le he pedido a la espiral de tu mirada
que abandone el huracán de mi memoria.
He visto el infierno en el abismo de tus ojos
y pienso que quizás era mi propio reflejo
Disipa mis dudas y huye con lo que puedas.
Profetizo llantos
y un segundo vacío
                                  en este tiempo inerte.
La derrota es innegable,
también inadmisible
[pero] hay que pagar los plazos
de la deuda con la dignidad.

Soy la línea discontinua de los besos que te di,
el recuerdo del vaivén de tus caderas.
Deseos y autopistas.
He volado en el harén de tus lágrimas,
asfixiado por el tiempo,
atado a la nauseas.
Ser para dejar de ser.
Ciclos vitales.
Aquel beso en el andén,
éxodo de emociones. 



El poema será la huida de todo sufrimiento,
porque como Dios creó al hombre
a su imagen y semejanza
así el poeta se desfigura en sus propios versos.
He vendido el negocio de tus piernas
donde tintinea, fría y sobria, la campana del Apocalipsis.
Se acabó el mundo en el último solo de Charlie Parker.
El perseguidor
En mi estación de trenes
el tiempo se escapa entre arterias y bostezos.

Soy la ansiedad del mundo,
el desgarro del tiempo.
El ayuno de aquel que nada tiene,
la mirada triste del verdugo de mi conciencia.
Habito en el orgasmo febril
de la adolescencia eterna.

Escribo versos,
                          cuenta atrás,
desdibujo fantasmas,
grabo pelis de bajo de presupuesto.
He trastocado mi cordura hasta el extremo,
el redentor de cada sueño que expira,

aire entre mis manos