viernes, 12 de julio de 2013

Little (introspective) monsters

                                                                                                  A Alison, algo más que una hermana.

Qué sería de ti sin Pablo.
De mí sin ti.
De nosotros, sin un NOSOTROS
al que aferrarnos.
Llegaste de forma inesperada,
a las seis de la mañana
                          -en el lugar más lúgubre (que diría Charly)-
pero pronto conectamos,
porque cuando uno está solo se agarra
a cualquier cosa.
                           Pero tú ya no eres cualquiera
                           y yo no soy el mismo desde que eres algo.

Llegaste en forma de ángel de la guarda,
[sobre]protector tal vez,
te presentaste ante mí como un íncubo redentor,
como un alma maldita dispuesta a corregir en mí
                                                                  -y quizá conmigo-
los errores de un pasado tortuoso.
Los golpes de un padre
                                    -por llamarlo de algún modo-
los excesos,
los intentos de suicidio,
los psicólogos...
Demasiada vida para tan pocos años.

Pero, ¿sabes? Las personas son sentimientos,
                                                 -o quizá solo pollas y coños, 
depende de a quien preguntes-
y los sentimientos, nena, los sentimientos
pueden unir los trozos de un corazón partido,
pueden cicatrizar las heridas de una memoria rota,
pueden (los sentimientos, y, por lo tanto,
las personas) pulir los desperfectos
de una mala vida.

Nos encontramos en medio de este huracán,
                         (suerte, desgracia o destino)
y ahora te abrazo y te digo que tranquila,
que todo pasó,
que borrón y cuenta nueva,
que aquí me tienes,
que empezamos de cero, que saldremos de esta
                                          -pero siempre juntos-,
que no voy a irme,
que no desesperes, que vamos a echarle cojones,
que vamos a reírnos de todo y de todos,
que nosotros
                   (en plural, con sentimiento de unidad)
somos indestructibles.
Que, en definitiva, te quiero,
por encima de cualquier catástrofe,
de cualquier pena,
de cualquier lágrima.