viernes, 20 de diciembre de 2013

Poema a un hombre de boca triste

‘…mirándolo todo como un todo…’
(Jack Kerouac)

Tú, que miras impertérrito
el tiempo desde tu trono de mármol.
Rocambolesca estampa.
Azaroso destino que te sitúa frente a mí,                                                            Ó
que te envía al ángulo del poeta                                                                          X

para que este pueda así recrearse                                                                      I
en tu figura.                                                                                                             D
He visto el vacío eterno                                                                                         O
en tu boca sin dientes,                    
la muerte saliendo por ese agujero                                                                     Y                   que te atraviesa la cara como un disparo a bocajarro.
He visto la desidia en la comisura de tus labios.                                            H               Se apagó hace tiempo la vela                                                                             E               que sostenía tu alma incandescente.                                                                 R
Tú, luto y promesa de una ciudad desvencijada,                                             R
aletargado por la anestesia de mil falsas ilusiones,                                         U
contemplando el mundo como quien memoriza una postal.                          M
He visto la marca de los años en tu rostro,                                                       B
sueño y cicatrices,                                                                                                R
maldiciones y amor,                                                                                              E
lúgubres ojeras, oscuros presagios.
Tú, que sientes cercana la muerte
como quien oye el frenazo de un coche en la calzada;
levántate
y acaricia mi calavera,
deja que sea así feliz
sintiendo sobre mi milenario parietal
el frío tacto de tu inconcluso cadáver.



viernes, 13 de diciembre de 2013

Teatro según León Felipe (primera parte)

‘…no había sido más lúcido en ningún acto de su vida
que cuando olvidó sus muertos y el dolor de sus muertos…’
(Gabriel García Márquez)

ESCENA PRIMERA

No hay mayor pena que aquella que se trata de negar.
Necesito un final para esta historia,
una bendición,
un mal trago,
cualquier absurda anécdota.
Yo he sabido vencerle a tus cuerpos los espacios
y ahora,
         en este ring que llamamos ‘lecho’
no hay time out que valga la pena.
George Foreman VS Muhammad Ali.


ESCENA SEGUNDA

El deseo es destino hasta que se vuelve biografía.
Y es por eso que tu quebrado recuerdo
vuela hacia mí como un halcón carroñero,
como un verdad desorientada
que tratase de asirme y embriagarme
                     con su profetizante aroma.


ESCENA TERCERA

Yo no soy nadie
        -decía aquel anciano-.
Yo no soy nadie
y es por eso que mi cuerpo sufre amnesia
y se me guiñan los relámpagos
y se me muere el mundo
cuando –iluso e ignorante-
prendo una vela a medianoche.


ESCENA CUARTA

Yo, que antaño pregonaba mis versos
a la eternidad de las piedras
no tengo ahora más remedio que predicar
                    desde esta cresta, ¡oh, destrucción amada y temida!
          ¡Oh, apocalipsis de mis pecados!
Déjame morir a destiempo, como un sueño huérfano.


ESCENA QUINTA

No hay sobre la faz de la Tierra
más que voces del pasado.
Augurios y presagios.
Un final que se avecina a sí mismo,
una derrota prevista,
una lápida sin flores ni inscripciones
             y un mundo que sigue como si nada hubiera pasado.


miércoles, 11 de diciembre de 2013

Out of childhood


El cajón de las espirales incomprendidas.

ACÚSTICA (primera versión)

Hay un ruido,
un martilleo eterno
de mala muerte que me persigue incesante.


ACÚSTICA (segunda versión)

Hay un ruido,
un martilleo eterno,
una mala muerte que me persigue incesante.


RELATO EN ESPACIOS CORTOS

Aquella multitud les dejaba tan poco espacio que no tuvieron otro remedio que besarse.


CORRECIÓN A LA ‘RIMA XXI’ DE GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

Era mirarte y que mis ojos parieran un poema.


ÉXTASIS

Quiero ahogarme en ti
para poder así presentarme
como el último naúfrago
de esta yerma tormenta.


VICIOS
Desde devorarte al amanecer
a leer a Kavafis o Cummings antes de dormir.
El ínfimo parpadeo que separa pasión y tedio.


CAZARRECOMPENSAS

He desandado el camino de la angustia
a lomos de la desesperación más humana.
Yo también sé abrir la ciudad de un tajo
y recrearme en pequeños casiolvidos.