lunes, 23 de junio de 2014

El poder de la Palabra

Al compañero Salva: vanidad y oficio;
fracaso de cada día, verdad a bruces.

Creo en la palabra como arma.
            Como rebelión.
                        Como castigo y premio.

La palabra condensa el concepto.
Qué y cómo. Sobre todo cómo.

La psiquiatría es solo palabra.
Solo sílaba, golpe de voz.
Paz, calma, desidia, todo, muerte.

El verso también es palabra.
Y toda palabra es verso.
El verso mata sin morir,
sobra a faltas
y mata, sobre todo mata.

Todo es palabra. La enfermedad
solo esconde, difumina, nubla, quita y tacha.
La palabra como poder.
El poder de la palabra.

La palabra como condena.
Poder-condena-mancha.
Todo empieza en la palabra.
Todo acaba en la palabra.

LA PALABRA MATA

SEA, PUES, TODO HECHO EN POS DE LA PALABRA


sábado, 21 de junio de 2014

Enemigos íntimos

Antes de nacer habrás muerto.
Habrás muerto y resucitado
en mi verso,
porque el tiempo aún no nos reclama
la última deuda mutua.

El mundo acaba en Valais.
Cantones y molinos,
vírgenes de espanto.

¡Tengo una cruz con tu nombre!
Hoy por hoy no sabría dibujarte
entre tanta sal y tanta cicatriz.
Ceniza en el cristal.

Al final llegó el final.
Al final llegó el final.
Al final llegó el final y todo es semen,
babas, alcantarillas,
verso que escupo y odio,
fría soledad, escarpado horizonte.

Rota la pasión por los cristales
del naufragio.
Hay mercenarios que vigilan
nuestros escombros.
Fracaso tras fracaso.
Tengo las manos llenas de sangre
aún sabiendo de tu ausencia.

Oh Sgt Pepper Sgt Pepper,
everythin’s dead now
Praga’s empty world’s cryin’
Endless Sgt Pepper endless

La vida violada entre dos olas.


sábado, 14 de junio de 2014

Cool train

Ya los pájaros comen de mi boca
Como si estuviera por fin solo
Colgado del último verso.

LEOPOLDO MARÍA PANERO

La verdad agazapada en tu vientre
El eco de mil jamases
Tú por todo/siempre
Oriente Medio llora azul silencio
El engaño es una rosa
Una muerte dictada por Verlaine
Una mirada ajena al mundo
Una lacra, estirpe, plaga
Salmo que canto y lloro
Llanto que embalsamo
Tras el gris vaho de tu ausencia.

El poeta dicta
La venida Apocalipsis
Y mil rubios arcángeles rubios
Habrán de llorar mi muerte
Tras el verso mueres tú
Y tras el verso no hay nada
El verso es excremento,
Ansia de espanto
El capitán Neruda a lomos
Del artefacto
Perro contra la luna
Sabiendo que la noche
Es un tajo de cuchillo
Una moneda sin cuño

Una palabra vacía que repiten tus labios.


domingo, 8 de junio de 2014

Novedoso noticiario

Se les invita a la lectura de Breve debate Pound-Whitman y Projects with pain.


BREVE DEBATE POUND-WHITMAN

Me sumo a un antiguo debate entre las corrientes whitmanianas y poundnianas de la poesía.
Como tal, quiero mostrar mi profundo rechazo a todas aquellas personas que utilizan el término ‘poesía’ para referirse a ‘poemas’. Veo fatal que se use la expresión Vamos a leer una poesía de X; ya que, sin temor a equivocarme, X solo ha escrito una poesía en su vida.
Entendemos la poesía como la obra total de un autor y el poema como cada parte o fragmento que compone dicha obra total. Esto sería una continuación del concepto ‘canto’, de Walt Whitman, para quien una poesía es el canto de la obra completa de un hombre; y el concepto ‘cantar’ (ojo al parecido ortográfico y fonológico) de Ezra Pound, para quien el cantar es la totalidad de un ente mental.
Por eso, incito a usar el verdadero sentido de las palabras y no seguir confundiendo entre el todo y la parte.

PROJECTS WITH PAIN

Esta idea nace del autoreto que me he propuesto para este mes, que no es ni más ni menos que alargar un breve poema baudelaireano que tengo a medias.
Con motivo de este desafío a mi propia persona he pensado que cabría la posibilidad de haceros partícipes del blog, dándoos la posibilidad de elegir contenido. Podéis pedir poemas sobre cierto tema, video recitando algo (sin tonterías, no somos El Rubius), algún tipo de colaboración…

Estoy dispuesto a sopesar cualquier propuesta o petición. Por comodidad y rapidez, acogeré vuestras opiniones y demás en mi correo: mikerillo@hotmail.com

domingo, 1 de junio de 2014

Domingo de destrozos


Fragmento de una (¡)posible(!) futura novela.

[…]
Y entonces sale el sol y creo que te amo, o casi, pero luego vienes tú, apática, apática y apátrida, vestida de duda, de diente de marfil, a pedirme que no vuelva, que lo deje, que me abandone, que renuncie a mis malos vicios, a estos histéricos pactos de pobreza, a esta desolación de cautiva serpiente que me rodea.
Has perdido peso, Bill, ay, cómo contarte, cómo decirte, hablarte, de la morfina, los picos, las dosis, las recetas, la rubia de la farmacia que se cansa de mis ojeras matutinas, el bop, y Mulligan y Parker, el Minton’s, cómo hablarte de la playa llena de intelectuales de Berkeley, de chicos que fuman marihuana a escondidas al salir del college y yo no sé contar, no sé contar, solo sé escribir, y no paseo en Cadillac sino en omnibús, y no visto camisa y corbata de enfermedad sino mi cruz de la más inexpugnable ternura.
Fui a ver a Steve, parece ser que se recuperará. Sí, morfina. Sí, la noche del disco de Count Basie con Marie, aquella deidad negra en el salón, sus senos preciado ébano, su nariz de Orión e inercia, su desnudo íntegro, su sexo de santo sexo, oh, Steve, ahora lo recuerdo y se me aparece y me duele, siempre con su camisa, sus jeans, eterno vilipendiado, con su barba, sus gatas, sus cigarrillos, sus monedas, sus malditas dosis, su eterna sospecha, sus micros en el salón. Steve, dios-rey de cueva y serenata, óxido personal, olvido de misterio y sombra.
Bueno, Bill, debo marcharme, me esperan en el curro, ya sabes, la barra de los mexicanos, con su tequila, su sudor, su vómito y sus condones usados. Y allí me quedé, en mi calle Tercera de la grisácea San Francisco, al anochecer del año de la rama, con madres italianas llamando a gritos a sus hijos, y negros que fumaban y otros negros vestidos con mono de trabajo, y decenas, cientos, miles de sombreros en el frío anochecer del día de Pascua.
[…]