sábado, 11 de octubre de 2014

Por fin CONTRAMIGOMISMO / / Réquiem

Por fin CONTRAMIGOMISMO

Por fin, después de dar mucha guerra, ha salido CONTRAMIGOMISMO.
El jueves pasado salimos en el Huelva Información por la mañana y, por la tarde, presentamos el poemario en el 1900 (poesía de tugurios), en un recital con mi padre. La aceptación fue increíble, y el público quedó ensimismado. Además, luego conseguimos conversación, contactos y alguna que otra propuesta, e incluso caricatura.




Finalmente, el viernes subimos CONTRAMIGOMISMO a la red. En las primeras 36 horas pasamos las 400 descargas. Ahora mismo alcanzamos casi las 700. Eso sí, aún nos faltan recitales, presentar los físicos...
CONTRAMIGOMISMO es, para quien no lo sepa, hijo de Rembrandt, Virginia Woolf, Ezra Pound, Jack Kerouac, Jean-Luc Godard y Leopoldo María Panero. Rembrandt le aporta crudeza y realidad, el primero de los espejos; Godard aporta el segundo espejo en una estética típica de la nouvelle vague; esa sería la parte visual del poemario. La parte poética... Comenzaría con Pound, como vanguardia, como nada, como lucha; seguiría con Woolf aportando cotidianidad, niñez, alborozo; tras eso vendría Kerouac, aportando bop, ritmo, México y las calaveras, y todo acabaría con el espanto novísimo, la desdicha y la locura.


Como la Historia del Arte es la Historia del Plagio, deseo que CONTRAMIGOMISMO se expanda sin control. Me es indiferente que se usen estos versos, nombrándome o no, para cualquier fin, en cualquier sitio, con cualquier motivo y fin. Me alegrará saber que, al menos, así sirven también a los demás, y el verso habrá cumplido así su objetivo. Sería de agradecer, asimismo, que me hicieseis llegar vuestra opinión por cualquier medio. Poco más, disfruten, pues, de la lectura. 





Réquiem

Je suis mort mais je ne sui pas.

el mar perdona pero no existe
y yo soy vera rivken
todos somos vera rivken
allá donde la memoria
aletea hecha pez de fuego
y nuestro amor es un folio en blanco
un rayo de luz y nieve
que atraviesa la sien del verso
como el junco o como la nada
yo soy theodore kaczynski
yo soy napoleón
soy todos los hombres de la historia
soy el tiempo y el plagio
todo soy yo mas nada soy

Yo no puedo quererte hoy, Camila, no puedo quererte siempre entre tanta víscera y tanta niebla, no puedo encontrarte de nuevo entre tanto polvo, querida reina mexicana. Oh, tú, reina de cuerpo sudoroso, sentada en las rodillas de Boccaccio, entre Dante y Petrarca, tú, diosa de Uffizi, apiádate de mí, pobre escritor sin redención ni musa.
Ya todo queda atrás, lejos, y hace mucho que abandonamos Nashville y Louisiana, y ha muerto el jazz y ya no bebo whiskey a 40¢ ni se me venden las mujeres por dos dólares. Dios es un asesino sin escrúpulos que toma San Francisco como epicentro de su ira. Tú, desnudez oscura, cristal y ébano, podredumbre, cuerpo de ultratumba. Todas las noches son Halloween. Queda para siempre el silencio y la violencia, finge, finge, finge y ama, diosa mexicana, baila para mí esta noche entre las dunas, jura apatía y muere por los dos, tú que aún entiendes las vida y vociferas a los vientos que eres libre y feliz y opaca, tú que aún eres real, muere por los dos, oh, mártir de mi desdicha.