domingo, 17 de mayo de 2015

Tántalo

Se desviste la lluvia
en este final agónico
y todo eres tú,
tú,
   y mil veces tú repetida
en el punzante vértigo
de no saber tenerte.
Quítate de nuevo el traje de réquiem
                   frente al ocaso,
besa la negra lápida
sobre la que yace hoy el verso.
Tú siempre final inconcluso,
largo adiós,
eterno beso,
tú siempre tú: desnudez amarga,
                     sol pálido, tarde a medias,
                     poema que besa el labio
                     que besa la página
                     que besa la calavera,
                     desfile de difuntas redenciones,
                     himno de efímera bilis.
Tú cariátide de esta cordura                                                                          que casi pero ya no.